ES DIFÍCIL CREER QUE SOY UNA PERSONA QUE GANA MILLONES DE PESOS MENSUALES DIBUJANDO EN VIVO PARA LAS EMPRESAS

Ganarse la vida “haciendo monos” y sobre todo monos para presentaciones, a mí misma me suena más a fantasía fílmica que a realidad. Pero es la realidad que me he esforzado por construir durante más de diez años.

 

Todo comenzó porque nunca supe verdaderamente qué hacer de mi vida. Me gustaba estudiar, me gustaba crear cosas, pintar, e incluso hacía figuritas de papel maché para ganar unos pesos propios.  Muchas personas piensan que yo he dibujado toda mi vida, y más aún, que siempre he sido buena haciéndolo, la verdad es que el dibujo no fue realmente una inquietud hasta que tenía alrededor de 20 años (hoy tengo 32).

 

De ese momento en adelante, para mejorar mis habilidades dibujísticas (que para ser honestos nunca fueron realmente asombrosas),  he invertido más de 20 millones de pesos en mi educación artística, y más de 10 años para desarrollar técnicas, sistemas, y metodologías que me permitieron crear DILO CON MONOS, en donde me dedico a dibujar en vivo (y a veces no tan en vivo) para salvar de la temible enfermedad del powerpointismo a  grandes empresas, y enseño a la comunidad dibujística a capturar la atención de las personas mediante el dibujo.

 

Pero el camino hasta acá ha sido difícil. Durante toda mi vida, me sentí perdida y deprimida.

 

 

“Algunas personas parecieran saber desde siempre cuál es su lugar en el mundo. Yo siempre pensé que no existía un lugar para mí, que era anormal y extraña”

 

Durante 10 años viví con crisis de angustia, con insomnio, pesadillas, sintiendo que no valía nada, y que nunca iba a lograr nada en mi vida. Sé que es extraño hablar de esto. Generalmente, quisiéramos hacerle creer a los demás que siempre estamos bien, cuando la mayor parte del tiempo no lo estamos. Puedes ver cómo superé las crisis de angustia en este webinar.

 

Estar tan mal mentalmente me hizo dar bote en distintas carreras y universidades. Estudié artes plásticas, periodismo (en dos universidades), ilustración, pintura realista, y artes visuales, en un total de seis o siete instituciones diferentes. Me titulé a los 30 años, luego de haber malgastado los recursos de mi madre para estudiar, trabajando para pagar mi carrera, y con un crédito. Fail total, la oveja negra de la familia. Nadie siquiera me preguntaba cómo me estaba yendo. Pero me estoy adelantando.

 

Durante el tiempo que estudié periodismo (o “comunicaciones” en otras partes de latinoamérica) tuve un profesor llamado Abraham Santibáñez, un rock star del periodismo (Premio Nacional de Periodismo Chileno 2015), autor de varias publicaciones y un señor encantador. En ese tiempo, por su influencia y  la de otro profesor, Gregory Cohen (director de cine, guionista y una larga lista de etcéteras) comencé a dibujar una historieta en un pasquín periodístico organizado por los alumnos. Muy nerdmente, comencé a interesarme por las viñetas de humor editorial de los diarios, y a recortar la de Hernán Vidal (Hervi),   dibujante chileno, Premio Altazor a las artes nacionales (2006), religiosamente y “pinnearla” en un álbum de fotos. Lo sé, muy nerd, pero en esa época no existía pinterest XD.

En la foto, con Hernán Vidal, Hervi (y mi peor peinado de la vida!)

A través de Santibáñez, quien conocía y había trabajado con Hervi, conocí a este extraordinario dibujante, que apodaba a sus dibujitos “monos”, y que me abrió las puertas de su casa, me regaló originales, me enseñó prácticamente todo lo más importante que sé sobre comunicar ideas a través del dibujo, y fue para mí la figura paterna que nunca tuve.

Hervi cambió mi vida. Sus monos y su generosidad cambiaron mi vida.

Este fue el primer momento en que comencé a pensar en la posibilidad de tener una carrera como dibujante.

 

 

Hervi  me presentó a muchísimos dibujantes, incluidos Themo Lobos, Jimmy Scott, Nato, Pepe Palomo, entre otros.

Comencé, inspirada por lo que había visto, a hacer una tira cómica, que se publicaba en la revista Mujeres de Publimetro, llamada “Paz”, una niña que tenía el impestuoso deseo de convertirse en presidenta de la nación, y que tenía una amiga extremadamente feminista, cuya mayor pesadilla era casarse. Totalmente auto referente.

Comencé a ilustrar artículos en diarios y revistas nacionales, y me gané un premio para exponer mi trabajo en la muestra itinerante “33 mujeres caricaturistas del mundo”.

 

La primera vez que mi tira cómica salió en los diarios, con toda mi inmadurez de comentarios…XD

 

Pasados varios meses de publicaciones, comencé a sentir que la angustia que me producía dibujar era intolerable. Como carecía de recursos técnicos, sentía que todo lo que hacía estaba pésimamente hecho, y la idea de lo que los demás pensaban de mis dibujos me atormentaba.

 

Decidí renunciar y volver a la escuela de artes para poder solucionar este problema. De alguna u otra forma, pensaba, tener las habilidades técnicas me permitiría sentirme bien conmigo misma y dejar de escuchar en mi cabeza mis millones de pensamientos de censura.

 

Volví a la universidad, pero me di cuenta de que la técnica que me entregaban los profesores no era suficiente para el loco estándar que tenía en mi cabeza. Un profesor, Ernesto Banderas, pintor y dibujante, me recomendó una academia de pintura realista, que tenía fama de ser “técnicamente correcta”. En este punto de mi vida, mi madre me dio el ultimátum de que si quería cambiarme nuevamente de carrera, tenía que pagarla yo misma.

 

Y así fue. Conseguí, mediante el entonces curador del Museo Nacional de Bellas Artes de Chile, Marco Esperidión, un par de trabajos enseñando cómics tanto en el museo como en municipalidades, que me permitieron pagar mis estudios.

 

La Academia era un lugar especial. Un cruce extraño entre la época del renacimiento y el barroco, y el profesor, Martín Soria,  había realizado sus estudios en la misma Academia que Pablo Picasso. Había sido alumno del magnífico pintor Antonio López García (su trabajo es para dejar boquiabierto a cualquiera!!!) y mucho de lo que allí se enseñaba tenía que ver no con el arte, sino con adquirir disciplina en la vida.  

 

 

Durante 3 años, 12 horas diarias, aprendí a dibujar, pintar, a hacer veladuras al estilo renacentista, a hacer bastidores, a hacer óleos, a preparar todo tipo de materiales desde cero, y crear mis propias composiciones. Quisiera aclarar, que llegué no sabiendo nada de nada, pero con un objetivo muy claro: mejorar técnicamente.

 

 

A punta de pura perseverancia y mateísmo (vivía con la nariz enterrada en los libros), me transformé en pintora realista.

Al cabo de los tres años, levanté mi primera empresa, una academia de pintura (si, lo sé, no mucha creatividad ahí… XD), y unos meses más tarde, fracasé nuclearmente, me endeudé, y pintando sola (con mucha negatividad interna) todo el día en el taller, diseñé,  sin querer el peor momento de angustia de mi vida. Puedes ver cómo superé las crisis de angustia en este webinar.

 

Durante esta época, conocí a mi marido y me casé. Su apoyo es y ha sido siempre lo más importante de mi vida.

En la foto, durante un evento de su taquillero team ciclístico “DeoChueco”. Uno de sus muchos talentos es andar increíblemente bien en bici, cuesta abajo por los cerros.

A falta de ideas laborales, y muy deprimida por mi situación, comencé a trabajar como cajera en un restaurant de centro comercial. Este trabajo fue importante para mí por dos razones, la primera, porque recordé que me gustaba estar rodeada de personas y no sola en un taller lamentándome por mi mala suerte todo el día, y la segunda, porque decidí que no quería ser cajera el resto de mi vida. Era hora de cerrar el ciclo y titularme.

 

 

Recibí el premio a la mejor de la promoción. En la foto, con mi entonces decano, el artista Enrique Zamudio.

Por milagro divino, me enteré que en mi universidad habían estado siguiendo mis progresos artísticos (no de casualidad, ya que le había estado haciendo clases de pintura a una de las profesoras de la escuela). Esto permitió que me convalidaran un montón de ramos y me quedaran solo 18 meses para titularme. 

Lanzamiento del libro Liderazgo Creativo.

A 11 ramos por semestre, hice lo posible por terminar rápido, a pesar de sentir que no calzaba en mi carrera.

La vida, al parecer, tiene su timming perfecto. A veces, cuando uno cree que está perdiendo el tiempo, realmente está ganando experiencia. Cuando volví a la universidad, uno de los ramos obligatorios era Creatividad, una novedad, porque en mis tiempos nadie se preocupaba por eso tan extraño de ser creativo.

Mi profesor, Eduardo Águila, con quien más tarde trabajé en el libro Liderazgo Creativo, me introdujo al mundo de “cultivar mi rareza” y del “visual thinking”. Gracias a él, pude entender que ser rara y sentir que no calzaba en ningún lado podía transformarse en una fortaleza. Fue con él que hice mis primeros dibujos en vivo.

De este impulso nació DILO CON MONOS, el lugar que inventé para sentir que tengo un espacio en el mundo, e inspirada en la forma cariñosa en que Hervi se refería a sus dibujitos.

Me tomó 12 años titularme, nunca más volví a pintar.

 

 

En un principio, DILO CON MONOS se veía muy distinto a lo que es ahora. Cómo le explico, querido amiguito, que hasta vendía productos (estuches y libretas). Tomó un tiempo construir lo que usted puede ver hoy.

Tuve que generar la necesidad de mi servicio de dibujo en vivo, ya que era algo nuevo, de lo que no se hablaba mucho en las empresas. Uno a uno, con mucho esfuerzo fui ganándome a mis queridísimos clientes, y estos, a su vez, fueron recomendándome. A través de los años, he dibujado para instituciones  como Natura, Principal Financial Group, Universidad Finis Terrae, Duoc UC, Pontificia Universidad Católica de Chile, CodelcoLab, Emet Partners, Colbún, Enaex, Provida, Transbank, Corfo, Clarke and Partners, Altavisión, Statkraft, AFC, BBVA, Antofagasta Minerals y muchas  otras.

 

 

En la foto, presentación de Ignacio Fernández junto a mi dibujo en vivo de su presentación.

 

DILO CON MONOS es hoy una empresa que te ayuda a capturar la atención de las personas mediante el dibujo, generando memorabilidad de los contenidos, refrescando y alegrando las comunicaciones internas de las empresas. Puedes ver más sobre lo que hago en DILO CON MONOS aquí.

 

Comencé a percatarme de que existían muchos mitos y miedos en torno al dibujo, y tracé un plan para poner a disposición de la gente “atajos dibujísticos”, de la forma más simple, práctica, útil e inspiradora posible. Acercar a las personas a las posibilidades del dibujo como una herramienta de pensamiento, y apoyarlas para poder recorrer de una forma menos tormentosa el mismo camino que recorrí para aprender a dibujar, y particularmente dibujar en vivo para otros.

Durante los años de entrenamiento artístico, había concluido que la técnica no me valía nada, porque lo único que la gente veía en mis dibujos era lo “lindo” y “decorativo”, y el término “dibujar bien” comenzó a molestarme. Me di cuenta de que no me servía de nada, retribuia nada. No me generaba felicidad, porque a nadie generaba felicidad. No fue hasta que puse mi habilidad al servicio de los otros que los dibujos comenzaron a ser útiles, a generar conexiones. Mientras más simplificaba mis dibujos, mientras menos detalles tenían, parecían ser más eficientes y llamar más la atención. Parecían ayudar más a las personas.  Y como yo había pasado por eso, de estar aterrorizada por el dibujo, sentí que podía empatizar con los otros.  

Luego de superar las crisis de angustia, y agradecida de lo bien que me ha ido, decidí crear un canal de yutub, un blog, cursos gratuitos, una comunidad y ¡la novedá! mis primeros cursos cototudos. Esta área de DILO CON MONOS comenzó a crecer de una forma tan imprevista, que me vi en la necesidad de separarla y crear su propio sitio web, la prestigiosa y nunca bien ponderada Universidad de Moníchigan, la primera universidad online del dibujeichon en otorgar títulos ilegales XD.

Estoy tan agradecida de todo lo recibido que siento que es mi deber devolver. Yo no creo que una sola persona pueda cambiar al mundo, pero sí un lindo gesto puede hacer una gran diferencia, de alguna forma pequeña llegar a la gente que de verdad lo necesita, a la cual el dibujo la hace feliz. Y si puedo ayudar a que las personas se empoderen, y superen sus miedos o inseguridades a comunicar sus ideas a través del dibujo, eso me hace aún más feliz. Y es increíble llegar a gente de muchas partes. Ha sido sorprendente recibir cariño y buenas vibras de tantos países como México, Argentina, Colombia, España, Costa Rica, EEUU, mucho más allá de las fronteras de Chilito.

Creo firmemente que el dibujo te permitirá hacer sentido de la información y las ideas que abundan. Es la red con la que capturarás las cosas que para ti son importantes, que de momento se están escapando sin una estrategia para que se hagan visibles. Y no tengas miedo, que juntos vamos a construir tu coraje dibujístico, porque como siempre digo, la práctica hace al maestro.

 

11 Comments

  1. Anthony Márquez

    Completamente agradecido por permitirme conocer parte de tu historia personal. Es curioso como la vida se encarga de conectar los “puntos” que nos definen y particularmente ando en esa fase por la que tu pasaste de encontrar los puntos (herramientas) que han hecho de ti quien hoy en día eres Fran. Tenemos mucho en común y espero también poder retribuirte los conocimientos, motivaciones e introspecciones que me has permitido disfrutar. Un enorme abrazo desde mi Venezuela amada.

  2. Paulita

    Gracias!
    Tu experiencia a salvado mi vida artística.
    Un abrazo.

    P.D.: Yo tb me titule a los casi 30 xd.

  3. Daniel

    Oh excelente relato Fran.

  4. Rosario Oc

    Hola Fran, yo pasé por un camino parecido, pero en distinto orden. Estudié periodismo, pero cuando estaba terminando la carrera sentí que algo me faltaba y ahí recién me empecé a dar cuenta que necesitaba dibuar, con la consiguiente angustia de empezar a dibujar de grande: los niveles de frustración a veces son inmanejables, tal como tú dices. Dejé de dibujar varias meses intermitentemente durante varios años. Incluso me fui a Argentina a estudiar ilustración, para sentirme más “segura” con el dibujo. Pero al volver era lo mismo. Hasta que comencé a encontrar mi lugar en el mundo cuando encontré a los Urban Sketchers. Me di cuenta que no importa tu nivel o tu “talento” (un poco odio esa palabra) para expresar lo que tienes adentro o lo que estás mirando o lo que amas de tu entorno.
    Ahí me lancé , perdí la vergüenza y me solté. A nadie más que a mí me tiene que importar cómo van mis dibujos y cada dibujo es un paso para un dibujo mejor. Mi camino se redondeó cuando descubrí que amo el dibujo editorial, lo que me permite relacionarlo con el periodismo, que también amo. Todo se junta cuando puedes dibujar tu ciudad y contar lo que pasa alrededor, que el urban sketching, que también es un poco de periodismo. Así que cuando descubrí tu cuenta en Instagram, me emocioné, porque contar historias con dibujos es hermoso!!!
    Muchos saludos y gracias por compartir tu camino aquí.

  5. Moises

    Hola Fran! Puede que no me creas lo que a continuación voy a expresar pero tal cual para mí así es. Mi primer contacto contigo fue “Como hacer mapas mentales” en Youtub y en ese vídeo encontré dos cosas que me fascinaron la forma de crear un mapa de forma sencilla y que resultaba muy útil, la otra fueron tus dibujos que en mi opinión hablaban del resultado de un gran esfuerzo, ahora sé que no me equivoqué, aunque a muchos les pueda parecer algo muy simple a mí me pareció como descubrir un gran tesoro, que fue como encontrar una beta de oro que parece no tener fin ahora que compartes más conocimiento invaluable de una forma tan agradable. Al verte tan profesional nunca imaginé que te sentirías como tantas veces me he sentido. Espero que sigas teniendo éxito. Agradezco tu esfuerzo y tiempo! Quisiera llenar renglones de elogios y elogios pero no quiero empalagarte XD. Gracias!

  6. Marcelo Castro

    Éxito en esta nueva etapa Fran!!!! …ahhh… saludos al “deoChueco” Garretón.

  7. diaz bormann

    la vida está llena de obstáculos, mismos que representan enormes posiblidades… muy lindo testimonio de ello. Me enorgullece tener en mi refrigerador la chapa del guorkshop que refleja el como superé el powerpointismo… inicio de la senda de cambio en mi trabajo como administrativo…. parafraseándo aun grande “gracias totales”

  8. Adriana

    Guaooo Fran, que te puedo decir. Todo llega en el momento que tiene que llegar. A veces uno se frustra, se angustia, se deprime, pero cuando te toca, te toca. Descubriste lo que Ken Robinson llama El Elemento. Te recomiendo sus libros al respecto, sino los has leído. Pero no sólo lo descubriste, sino que te pusiste en marcha para hacerlo realidad y convertirlo en algo grande y transformacional.

    Particularmente, yo si amo mi carrera. Me enamoré totalmente de ella. Estudié comunicaciones y la he ido fusionando con el diseño estratégico para hacerla más valiosa. Sin embargo, mi caminar aún está en proceso. Yo también he tenido que andar por otros caminos para ir develando qué quiero hacer con mi vida y cómo desde la comunicación puedo aportar un granito a este mundo.

    Fran, te deseo muchos éxitos con tu empresa monística. Igualmente, quiero decirte que estaría encantada de poder hacer algo juntas en pro del movimiento visual y dibujístico. No sé, lanzarnos en un proyecto, en un curso, en un live…Habría que pensarlo.

    Besos

  9. TALI

    wachi, tuve la fortuna de ver el webinar de valientes en vivo… y wow tu historia creo que refleja los altos y bajos de mucho de nosotros donde me incluyo, nos hacemos esclavo de nuestros facking miedos… gracias por compartir tu pasión de dar y ayudar, porque realmente el mundo necesita personas como tú… hay ya! gracias gracias y mucho éxito en esta nueva etapa con la universidad de monichigan, espero ser unos de los primeros titulados… ABRAZO DE COLORES!!!
    HAY YA!!!

  10. Lola

    Enhorabuena por un trabajo con sentido, por tus esfuerzos por encontrarlo y por tus “glorias”. Gracias por compartir.

  11. Tomas Bradanovic

    Muy buena la historia, el cuento a veces es igual o más importante que los monos, felicitaciones!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>