¿Le ha sucedido, estimaaado amiguito, que al presentar, explica algo creyendo haberlo dejado súuuuuuper claro, pero, al momento de aplicar lo que enseñó, se da cuenta de que todos entendieron cosas diferentes? ¡Buuuuuuu!

Esto pasa, entre otras cosas, porque el texto es abstracto, y no podemos “verlo”, para entenderlo.

Visualizar la información a través del dibujo agiliza la decodificación que nuestro cerebro hace de un mensaje. Mientras que en el texto, primero debes leer, luego decodificar y luego elaborar una intravisualización (¡palabras mayores!) de lo que se está diciendo, para poder actuar, en los dibujos, esos pasos son obliterados y son seguidos rápidamente por el entendimiento eficaz y la acción. En este caso, el dibujo nos ayuda a saltar las barreras de la decodificación subjetiva, y nos permite entender concretamente lo que se busca transmitir, lo que en síntesis, nos permite actuar más rápido y entender lo mismo.  

Según Rudolph Arnheim, el primer psicólogo cognitivo en hablar del Pensamiento Visual, la mente piensa en imágenes de modo consciente e inconsciente. Los dibujos, señala, son el vocabulario del arte para traducir los pensamientos a modelos visibles, la bajada concreta de los conceptos teóricos. Los dibujos son necesarios para generar memorabilidad y entendimiento de forma ágil, y sobre todo, para presentar nuestras ideas de forma eficiente, ayudando a nuestros espectadores a realizar aprendizajes efectivos, y entender eficazmente lo que estamos explicando, sobre todo cuando la información que debemos entregar es compleja y difícil de entender.

Esta es la razón por la cual desde ahora en adelante, comenzaremos a dibujar, a partir de las metáforas visuales.

En este videíto le cuento qué son y para qué sirven las metáforas visuales ->

 

 

¿Qué es, entonces, una metáfora visual? Es una operación comparativa. El mismísimo ejemplo que he puesto de la cebolla, es una metáfora visual. Se compara, por ejemplo, un concepto abstracto, con un objeto que sabemos nada tiene en común, pero al verse ambos amarrados en una relación idea-imagen, se establece una complicidad que luego ya es indisoluble. El cerebro establece la relación,  y luego podemos, mediante esta fórmula, hacer que algo muy abstracto y muy complejo, sea fácil de explicar de forma concreta, y lo que es más, sea fácil de recordar.

ES DECIR, LAS METÁFORAS VISUALES GENERAN MEMORABILIDAD, ALIGERAN Y SIMPLIFICAN LA INFORMACIÓN, Y LA TRANSFORMAN EN UNA REALIDAD.

SI TE QUEDASTE CON GANAS DE SABER MÁS, DESCARGA ESTA GUÍA PARA APRENDER A TRANSFORMAR CONCEPTOS EN  METÁFORAS VISUALES

 

LA GUÍA PARA APRENDER A DIBUJAR CONCEPTOS E IDEAS

¡Aprende a DIBUJAR conceptos y a transformarlos en METÁFORAS VISUALES de forma clara y simple con la metodología de las cuatro piezas!




Te puedes des- suscribir en cualquier momento. Powered by ConvertKit

 

Espero que te haya servido. Cuéntame qué dudas o frustraciones se te presentan y continuemos la conversación.

Un abrazo,

FRAN

 

One Comment

  1. #Jerby @ratonbloguero

    Fran, la combinación de imágenes puede dar lugar a metáforas visuales que van más allá del propio dibujo.

    Por ejemplo, si combinamos un reloj con cualquier otro objeto, se pueden dar muchos matice sobre el tiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>